-

Noticias



04-03-2018
Alejandro Hohberg dijo de todo tras el empate ante Boca Juniors

Su fútbol no solo se trata de devorarse el campo enemigo con el pulmón en la mano, sino también apelar a su mortal diagonal, desequilibrio y arreglárselas, como ante Boca Juniors, de falso “9” por todo el frente de ataque sin temor a chocar con roperos y algo más. 

Alejandro Hohberg, el extremo sensación en La Victoria, está en la órbita del “Tigre” Gareca con miras a los cuatro amistosos previos al Mundial de Rusia. Su nombre figura en agenda tras sus destacadas actuaciones. 

“Trabajo para responderle al entrenador, compañeros y sentirme con la ilusión de hacer una buena fase de grupo en la Copa Libertadores. Sabemos que habrá amistosos con la selección, pero para eso uno tiene que hacer bien las cosas en su club”, confesó el escurridizo extremo, quien pudo haber coronado una noche de ensueño si en lugar de sacar un latigazo al arco del “xeneize” Rossi levantaba la cabecita y acariciaba el baló a “Cachito” Ramírez, su compañero desmarcado en área rival. “No llegué a verlo a Ramírez.

Aposté por pegarle al balón”, argumentó el “Enano”.  El empate contra el equipo del “Guille” Barros Schelotto reanimó las esperanzas del equipo del “pueblo” a nivel internacional. “Tenemos jugadores de experiencia. Fuimos inteligentes al jugar con Boca. Esperemos seguir por el mismo camino”, aseguró. 

Haber jugado en una posición que no es habitual en él, falso “9”, fue una tarea árdua pero recompensada. “Así no sea mi puesto, el trabajo es apoyar al grupo en lo que disponga el entrenador. Todos estamos para eso en Alianza”, concluyó